Ookami-san: Because we love tsunderes

Título: Ookami-san aka Ookami-san to Shichinin no Nakamatachi aka Okami-san y los siete compañeros
Género: Acción/Drama
Compañía: J.C. Staff
Formato: 12 episodios.

Sinopsis: Ryouko Ookami, es una estudiante conocida por su mirada feroz, prominentes caminos cuando sonrie y comportamiento salvaje hace pareja con Ringo Akai, una chica que parece angelical pero tiene una actitud demoniaca. Juntas tratarán de cambiar al mundo, un paso a la vez.

Resalto:

Narradora: Major letdown.
Personajes: Un cast bastante bueno.
Romance: Muy bueno en algunos episodios; desalentador al final.
Final: Terrible (ambos).

Si tengo que describir cómo fue mi sentimiento con esta serie diré fácilmente: una montaña rusa. Admito que cuando la empecé a ver tenía muy bajas expectativas, pero este es uno de esos casos en los que no vas a saber si debiste o no verla hasta que la termines por completo.

El primer punto malo, malo de las series lo descubres al primer segundo del primer capítulo con “Hace mucho, mucho tiempo…”. La narradora, Arai Satomi, es -creo- lo peor que tiene el animé. La narración ni siquiera es alentadora, no es graciosa; es en ocasiones muy muy ridícula. Lo digo y lo repetiré: ojalá no hubieran tenido esa narración.

Pero aun así sí creo que desde los primeros capítulos sabíamos de qué iba la cosa: tsundereism. Lamentablemente a nuestras expectativas, el animé se mostró bastante predecible. Creo que no tengo por qué quejarme porque después de todo sabíamos que iba a tomar este camino, pero no por eso deja de ser repetitivo y, en definitiva, desalentador.

Los personajes parecen ser su único punto fuerte. Me parece que hubo muy buena contextualizazión, hasta de aquellos que pertenecían a los capítulos episódicos. Lamentablemente, unos cuantos personajes del Otogi Bank quedaron en otro plano (Alice, Majo, Liszt) y otros, aunque fueron analizados, tampoco aparecieron demasiado en escena.

Sin embargo, los tres personajes principales, Ringo, Ryoshi y Ookami, son trabajados muy bien. Los capítulos que están en su totalidad dirigidos hacia ellos son los mejores, y los que hicieron que alzara mis esperanzas con la serie. Lo que es sorprendente e inesperado de esta contextualización de los personajes es lo increíblemente oscura y seria que llega a ser la atmósfera para lo que debería ser una serie ligera: hay violaciones, abandono de los padres, traición,… un viaje de cosas más.

El caso es que cuando llegan estas cosas ‘oscuras’ de la trama es cundo el animé se desgasta más. Ookami-san no supo cómo hacer armonizar ambas cosas en un solo animé; la carga fue demasiado grande. Sobre todo si luego añadieron una trama sobre gánsters que jamás fue explicada y sirvió como un recurso bastante ridículo, ni siquiera gracioso, para desarrollar un final (jalado por los cabellos, hay que acotar). Toda la acción con los gangsters lo que hizo fue restarle calidad a la serie; calidad que pudo ser utilizada en más desarrollo de los personajes.

Por demás, cabe destacar que la actuación del principal antagonista masculino también bajó mucho la calidad de todo, sobre todo en el final. El final (o capítulo 11, para ser clara) fue una caída de la cama. El episodio en sí es pura acción sin ningún énfasis en explicarnos las razones del anatagonista (ni nada de lo anterior). Sólo sirvió, en parte, para crear una imagen más masculina de Ryoshi y atar unos cabos que jamás quisieron anudarse bien en el romance del capítulo 12.

La música y animación no está mal para la clase de serie que se trata. No es un show de alta calidad, como dijeron los fansubbers en inglés, Mazui. Por mi parte, no encontré nada que me llamara la atención en el BGM, además del ending que sí es un poco pegadizo. En cuanto a seiyus, Ookami-san tiene un cast muy bueno que sabe hacer su trabajo. No hubo voces demasiado forzadas o demasiado blandas, creo que en ese aspecto merecen un plus.

Con una ida original de Cuentos de Hadas y una estructura muy buena en general, Ookami-san se levanta para los adoradores de las tsunderes y cualquier prototipo moé del que se pueda agarrar. El diseño en sí es muy lindo y la mayoría de los capítulos muy ligeros y sencillos. Se sentirán decepcionados con los episodios pseudo-oscuros, pero si saben evadir ciertas cosas, tendrán una comedia amorosa común.

Overall: 6/10 – Por encima del promedio.

Acerca de catonwall

catonwall es una alien venezolana amante de la música japonesa, el anime, el manga y la lectura. Es una pequeña talibán ortográfica y tiene mucho amor que dar por ahí.

Publicado el septiembre 23, 2010 en Anime, Ookami-san to Shichinin no Nakamatachi, Reviews de series y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: