Linda’s Pick: Endings para recordar.

¡Aaaajá! La segunda entrega de esta edición especial del Linda’s Pic (que parece más una huida de fin de año, jajaja). ¡Espero que les guste! Y nunca está de más dejar claro: Estas canciones no son un top 20 de la historia del animé; sé que hay endings que merecerían muchísimo estar en la lista; pero yo no quiero poner aquí endings que todo el mundo conozca, sino aquellos que no han recibido nada de atención, o quizás muy poca.

¡Endings poco valorados, al camino!

No sería extraño comenzar por este maravilloso ending que casi marcó una perspectiva en la música de Yuki Kajiura (compositora de la canción). Es un tema que le va demasiado bien a las películas de Cosette, y todo pareciese ser magnífico. La voz de la cantante, que no es más que la seiyuu de Cosette, llega justo a las notas que hacen a esta canción extremadamente buena. Es Houseki de Marina Inoue.

Pues sí, como ya le hice justicia al opening, tengo que hacer lo mismo con el ending de Lovely Complex. Kiss ~Kaerimichi no Love Song~, por Tegomass, es una balada que te llegará muchísimo al corazón una vez que la relacionas con el animé. Cuando me pongo a pensarlo, hay veces que el animé hace a la canción. Podría ser muy simple la canción, pero si está ligada de tal manera con la trama del animé, gana muchísimo. Podría poner como ejemplo el Opening de Fruits Basket, que a muchos en su momento no les llegó, pero luego lo recordaron mucho, y les gustó, por la profundidad que tenía la historia con esa canción.

No les miento que esta canción es la canción más reproducida en mi librería con 103 reproducciones. Y creo que no sorprende demasiado, es una canción que hasta escucharla te llena de una sensación de nostalgia y melancolía inimaginable. Las letras la hacen aún más profunda y, por consiguiente, triste. La manera en la que está ligada a Full Moon wo Sagashite y el solo recuerdo de aquellos momentos del animé, ya los ojos te tiemblan. Puedo decir que millones de veces ese “Hold me tight, I love you” me ha robado el corazón, partiéndomelo, casi. ETERNAL SNOW por Changin’ My Life, les puedo asegurar, es una de las canciones más tristes que tendrán la dicha de escuchar en un animé.

No tiene sentido ponerme melancólica sin quitarles las ganas de respirar con Kimi no Koe, de Kawashima Ai. La primera vez que la escuché mientras veía la película de The Place Promised in Our Early Days en el televisor, y de verdad, no pude aguantar las ganas de buscarla y escucharla otra vez. Se reirán cuando les diga que fue una odisea conseguir esa canción (junto con el soundtrack de Tenmon, que uff, es genial.) y cuando pude tenerla en mi librería me sentía tan feliz que no me la despegué por meses. Claro que hay que tener un humor bastante relajado o tristongo para soportar tanta melancolía, pero aun así, es una canción preciosísima.

¡Oh sí! Hasta yo puedo poner clásicos acá (aunque dije que no lo haría), pero me parece que este es el menos valorado ending que ha tenido Sailor Moon, y no puedo entenderlo, porque yo lo amé desde la primera vez que lo escuché. Todo en la canción pareciese seguir ese aire relajado que tanto, al parecer, me gusta. Además, me gusta porque es la única canción de Sailor Moon que habla directamente acerca de la vida de la Princesa Serena, además que le da como un ojo muy nostálgico a eso de que te está viendo siempre y te protege desde arriba… Simplemente es una canción genial y yo opino que más gente la debería escuchar, ¿eh? No digo que ni Heart Moving ni Tsukedo Mirage, ni Otome no Policy sean malas, pero tampoco es que Princess Moon de Hashimoto Ushio no esté a su altura.

Para ya cerrar -por hoy- con la cantidad de tristeza acumulada, les presento lo que fue la canción que le robó el aliento a muchos de los ingenuos que nos vimos School Days sin estar preparados para lo peor: Kanashimi no Mukou He por Itou Kanako. La canción es simplemente hermosa, la pongas en donde la pongas. Ni siquiera tienes que ser un fan asiduo a Kanataro para enamorarte de la pieza rápidamente; es más, he escuchado de personas que no les ha gustado nada de ella además de esta canción. Y realmente, eso demuestra que tuvo la capacidad de llegarle increíblemente fuerte a mucha audiencia tanto japonesa como internacional, llevando la carrera de Kanako muy lejos. Pero dejando esos datos a un lado, la canción nunca pierde ese tono realmente triste pero de tristeza real, desesperada, derrotada. La voz tiene un rol importantísimo, sin dejar de lado las magníficas letras.

Creo que debería salir de la onda melancólica con algo un poco más movido. Pues, para haber sido el primer ending de Katanagatari, se sostuvo muy bien; tanto que después de 11 endings distintos, no he conseguido uno que me guste tanto como éste. Creo que se llevó las de ganar con la maravillosa voz de Fairy Yui, y esos toques de música electrónica que le dan a la banda un estilo muy preciso y fácil de agradar. Yousei Teikoku con Tesogare no Gekka para que pruebes ese otro lado de la música que se le parece mucho a angela y Ali Project.

¡Ajá! De nuevo los atrapo. ¿Qué qué qué? ¿Un ending de Naruto poco valorado? PFFF. Pues, a mis ojos, sí. Ima made nandomo de The Massmissile es uno de los mejores endings que ha tenido Naruto en mucho tiempo, y no es tratado como tal. Además, creo que se levanta como el único ending de Naruto que ha despertado una verdadera sensación en mí. Estuvo peleándose por este puesto con Speed de Analog Fish, pero al final, supongo que éste ganó. Pues, de verdad una pieza muy muy disfrutable y, en su manera, hace que te guste rápidamente.

Bokura ga Ita fue, en su tiempo, una sorpresa enorme. Y realmente debo decir que la música fue una variable importantísima en lo mucho que me agradó este animé. Intenté buscar una canción de los muchos endings que tiene, pero al final, para no ponerme melancoliquísima, me decidí por el primer ending: el más movido de todos. Aishiteru de Mi es una canción pop-rockera, energética, en la cual se demuestra muchísimo el potencial que tiene la vocalista de Mi al cantar. Es increíble como esta canción me agarró fuera de base muchas veces, y, dejando al lado su energía, también despertó algunas lagrimitas de felicidad. Después de la segunda parte del animé esta canción dejó de salir tanto, pero aún así, sus apariciones siempre eran exactas, y le iban perfectas a las situaciones.

¡Nos vemos en la próxima entrega! :)

Acerca de catonwall

catonwall es una alien venezolana amante de la música japonesa, el anime, el manga y la lectura. Es una pequeña talibán ortográfica y tiene mucho amor que dar por ahí.

Publicado el diciembre 2, 2010 en Linda's Pic, Videos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: