A propósito del video de Minami Minegishi: Detrás de imagen “pura” de la mujer.

Transformación de Minami Minegishi: “lo que te pasa en Japón si decides tener novio”. Fascist much?

La mayoría de los que estamos pendientes de la actualidad japonesa, seguramente ya sabemos por qué ha pasado últimamente el grupo de idols japonesas AKB48 y una de sus chicas fundadoras, Minami Minegishi. Para los que aún no conocen la historia, va muy simple: Esta chica (podría hasta llamarla niña, nacida en 1992) se le vio entrando a casa de su novio, Alan Shirahama, del grupo idol masculino Generation, y luego salir al día siguiente. Cosa que intuye que pasó la noche con él. Cuando la noticia se hizo pública, la chica fue removida del grupo principal de AKB48 y pasada al grupo de “reclutas”.

Naaah, eso no es todo. La chica luego apareció en YouTube en un vídeo pidiéndole disculpas a sus “maravillosos fans” por su “conducta descuidada” con la cabeza rapada y llorando descontroladamente. En el vídeo, que gracias a Dios ya lo quitaron del canal, Minami dice entre lágrimas cuánto lo siente, suplicando que la perdonen por sus actos. Se humilla a sí misma una y otra vez diciendo que la idea de cortarse el cabello fue suya y no tuvo nada que ver con la agencia. Pero recordemos algo un momento:

Todo esto por sólo pasar la noche en casa de su novio.

Al parecer, las cláusulas del contrato de las idols de AKB48 las obligan a no tener ninguna clase de relación amorosa. Todo esto, en orden de mantener la imagen de “chicas puras, inocentes y virginales” del grupo y, además, mantener a sus fans en una clase de fantasía en la que las chicas sólo podrán verlo a él. Que no tienen pareja y nunca tendrán, porque sólo existen para complacer a sus preciados fans. Yo no sé cómo la Ley del Trabajo japonesa permite eso, pero esa es la realidad.

Y antes de que salga algún comentario de “estaba en el contrato, ella lo sabía” tendremos que recordar entonces que, para este caso en particular y en la gran mayoría, Minami Minegishi sólo tenía 13 años de edad cuando entró al grupo como miembro original. ¿Cuántas niñas de esa edad se pararían a ver su contrato cuando les está garantizando fama y fortuna? ¿Popularidad? ¿Ser amada por muchos? No puedo sino pensar que la gran mayoría de las chicas involucradas son simplemente usadas por sus padres, sus agentes, la misma industria, y antes de que se puedan dar cuenta, han renunciado a ser humanos para volverse productos.

Sin embargo, ella sale con la cabeza rapada (sinónimo de sumo arrepentimiento y además, de castigo) diciendo que fue todo culpa suya y que lo lamenta mucho por sus fanáticos. Se humilla y se veja por el capricho de que se ‘sobrepasó’, cometió un gravísimo pecado: Tener novio. Y ¿por qué ir tan lejos por un trabajo? No me queda duda alguna que una persona que ha construido toda su vida desde que tenía 13 años en ese terreno tan estricto, con tantas restricciones, haga todo por querer salvarse. Seguramente no tiene más amigas que sus mismas compañeras idols, que seguramente la culpan y la rechazan, ¿qué amigas del colegio, qué sueño del futuro, qué queda para ella que simplemente vivía de ser idol?

Pero lo peor de todo esto es que al entrar en un grupo de estos, la persona se pierde a sí misma para ser parte de la fantasía que vende y se proyecta a los fans. No hacen música, no están actuando, no es cultura. Es mercancía y se basa en un sólo objetivo: Hacer felices a los fans. Para eso, la chica vive, crece y muere, el grupo se desarrolla, para sólo eso. El costo: sus vidas personales.

Una de las cosas que más me molesta de muchas opiniones que he leído al respecto es que ella “hizo mal, pero se sobrepasaron con el vídeo”. el problema está ahí, frente a nuestros ojos: NO. NO HIZO MAL. Alguien me puede explicar ¿qué carrizo tiene de malo, de pecado, que la chica viva? ¿Se enamore? ¿Tenga un novio como todas las chicas de 19 años del planeta? Cómo un trabajo te cuesta tu derecho personal y único de tomar decisiones sobre tu vida, es mi pregunta. Además, ¡¿cómo es posible que esto haya destruido la carrera de esta pobre niña y el chico, también idol, no se haya visto para nada afectado?! Su agencia ha dicho que ellos “eran buenos amigos”, y listo, ahí ha muerto la cuestión; pero Minami ha tenido que salir envuelta en lágrimas para tener aunque sea un poquito de perdón.

Entonces, ¿qué compramos con esta idea? ¿Qué es lo verdaderamente horrible de la cuestión? Que la chica es coartada de sus libertades, obligada a no tener ninguna clase de relación amorosa, pero vaaaaaaya que venden sus fotos provocativas y eróticas. Si no saben mucho de la cuestión, se llama “gravure” y esta nena lleva haciendo eso desde sus pequeñitos trece años de edad. Como mujeres, son un objeto sexual, son un producto a vender, pero no pueden tener relaciones porque entonces están pecando.

Y tal como lo decía el excelente artículo sobre esto de Ian Martin, esto va ligado a lo que es la cultura idol de Japón. Que, además, también se une con la cultura otaku del anime y manga, con esa idea enferma de que las chicas jóvenes no deben controlar su vida sexual. Así como lo decía en el artículo, parafraseando, en ambas culturas se agarra a estas chicas extremadamente jóvenes y se hace un fetiche de su vulnerabilidad, la inocencia extrema, lo débiles que son, la poca autoestima que se tienen junto con su nula independencia sexual y lo llaman moé. Así como yo también lo dije en una entrada anterior. esto es lo que nosotros consumimos sin darnos cuenta. El hecho de que estas chicas dependientes y débiles nos parecen bien kawaii, cuando es un adefesio.

Otra cosa muy interesante que deja el artículo anterior es que Japón está por debajo de China en la escala de igualdad sexual. Tiene el puesto 101, 79 puestos por debajo de Estados Unidos, 32 por debajo de China, ¡hasta está debajo de países africanos como Azerbaijan! Lanzaba una pregunta excepcional: ¿Qué pensarán las chicas de 13 años japonesas cuando vean que sus idols se disculpan, se rapan la cabeza, por una conducta humana tan natural? A pensarlo.

Les dejo esto hasta acá porque hay demasiado de lo que debatir. Pregúntense, fellow anime lovers, ¿qué son las chicas de Sphere para ustedes? Mujeronas de 23 años comportándose como niñitas porque así es la cultura misógina que le venden a todo Japón y a nosotros, del otro lado del charco. Esto me recuerda también al escándalo de Aya Hirano. Ah, cuánta maldad y cuánto machismo. Ahora estoy decepcionada de todo y molesta como jamás.

Acerca de catonwall

catonwall es una alien venezolana amante de la música japonesa, el anime, el manga y la lectura. Es una pequeña talibán ortográfica y tiene mucho amor que dar por ahí.

Publicado el febrero 2, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: