Archivo de la categoría: Akane-iro ni Somaru Saka

Akasaka: ¿En cuántos sentidos puede ser retardado un animé?

Título: Akane-Iro ni Somaru Saka aka Akasaka
Género: Romance/Comedia
Compañía: TNK/Marvelous Entertainment
Formato: 12 episodios
Director: Motonaga Keitarou
Sinopsis: Para proteger a una chica del peligro, Junichi Nagase se ve obligado a besarla. Sorprendida, disgustada y sin saber qué ha ocurrido y por qué, le grita y le dice que se muera. La chica, Yuuhi Katagiri es una nueva estudiante que, para sorpresa de Junichi y su hermana pequeña Minato, será la futura esposa de Junichi debido a un matrimonio concertado. Por supuesto, eso es lo último que Yuuhi quiere. ¡La vida escolar de Junichi acaba de empezar!

Resalto:

Romance: Predecible y forzado.
Personajes principales: De lo más estereotípico que puedes ver.
Personajes secundarios: Interesantes pero 0% profundizados.
Escenas de guerra: … ¿qué?

Lo primero que pensé cuando terminé de verme el último episodio de este animé fue: Quiero que alguien me pegue una cachetada. Quizá este review se vea como una sarta de necedades e insultos, pero realmente gasté unas cuantas horas de mi vida viéndome este animé.

Yo lo vi con la necia esperanza que aunque sea me mostrara un lado del triángulo amoroso que, en su momento, Gift ~eternal rainbow~ no me pudo dar. Lastimosamente para mí y para mi tiempo, esto no se logró. Es más, si tuviera que decidir entre ambos animé, Gift tiene mucha más solidez que Akasaka.

El romance es lo primero que quiero resaltar por ser el número uno en la lista de cosas en las que este anime falló. El hecho de que el romance no asome la cara hasta el capítulo 10 es lo principal: La historia es en su mayoría una sarta de episodios de comedia que parecen pertenecer más a un slice-of-life. El verdadero trama y romance de toda la serie se concentra en los últimos 3 episodios. Es decir, vas a ver 9 episodios de cosas que ni siquiera le van a dar o quitar nada a la trama principal de la serie, para luego meter repentinamente el romance y matar cualquier tipo de sentido común.

Ahí entran los personajes principales, que no son más que estereotipos ‘maquillados’: La tsundere, la gentil ‘esposa perfecta’ y el tío pandillero que en el fondo es dulce y amable. Realmente los tres personajes principales abarcan tan poca importancia en toda la obra que bien podría afirmar que esta serie hubiera sido mil veces mejor si Karen, Nagomi o Tsukasa. De verdad me parecieron personajes superficialmente muy bien logrados, pero la serie y la historia pasan olímpicamente de ellos. Olímpicamente.

Lo que hace tener tres personajes principales tan blandos y estereotípicos hacen la decisión del final casi un chiste del que no te puedes reír. Yo de verdad me quedé muda en el capítulo 10, preguntándome a mí misma: ¿cómo rayos pudieron meter el romance de esa manera tan horrorosa y que no les doliera? El final tenía pinta de no ser un si-no infinito sino algo más bien firme: pero eso también es destruido olímpicamente por la maravillosa producción de Akasaka.

Pero nada de lo citado anteriormente se compara con lo ridículo de las situaciones que te plantea el animé: la historia de los padres como parte de una asociación secreta de guerra es lo más aleatorio y horrible que tiene el animé. El climax es cortado muchas veces con imágenes de guerra o escenas de bombas explotando, teniendo a los parientes de Junichi haciendo de Rambo. Es decir… ¿qué? ¿Qué carajo?

Otro hoyo inmenso del anime es el hermoso y desperdiciado cast de seiyuus. Tienen a Rie Kugumiya, Aya Hirano, Emiri Katou, Marina Inoue, Rie Tanaka y sigo contando. De verdad la voz que más me fastidió durante todo el animé fue la voz de Minato, es decir, Aya Hirano. Normalmente adoro los roles de ella, pero acá el personaje fue tan insoportable que es imposible no detestar también la voz detrás de él. Es triste que un elenco tan bueno de voces se haya perdido en un animé de esta calidad.

La animación y el soundtrack van de la mano para traernos una animación bastante torpe y poco trabajada: muchos de los momentos más ‘dramáticos’ de la serie era de sólo enfocar los ojos de los personajes. El soundtrack es tan blando que de lo único que me acordaré es del eye-catcher que me irritaba de sobremanera.

Realmente no les recomiendo ver este animé si están buscando un romance. Se los recomiendo si quieren reírse de tonterías. Los capítulos de relleno humorístico no fueron tan malos, pero simplemente no ayudaron a la trama en nada. Fueron innecesarios. Ah, claro, siempre tomando en cuenta: el final es como para complacerlos a todos. Tan ambiguo que duele.

Overal —–> 4/10. Malo. No te recomiendo verlo.

A %d blogueros les gusta esto: