Archivo de la categoría: Reflexiones

Un hombre salvando a todas, una mujer siendo salvada por todos.

Bitches world, paraíso femenino... ¿o no?

Bitches world, paraíso femenino… ¿o no?

Muchas veces nos preguntamos: pero si el machismo es opresivo para las mujeres, ¿por qué pareciera que nosotras mismas fuésemos las más machistas? Veanlo solamente en los programas “hechos para mujeres”, o las páginas web “para mujeres” que encuentras en pinterest o tumblr, los canales “femeninos”, las pelis para chicas… Se tratan de: ¡hogar! ¡manualidades! ¡tejer ropa! ¡conseguir novio! ¡maquillaje! ¡complacer a tu príncipe azul! ¡cocinar muy rico! ¡tener todo muy arreglado! ¡SIN DEJAR DE SER CREATIVA E INNOVADORA! (y estar bella)

/sarcasmo off.

Parte II: Harem vs. Reverse Harem

Vemos esto de los “programas para mujeres” bien adaptado a nuestro fandom: los juegos/animes otome. Sin incluir aquí al anime/manga shoujo o jousei, los juegos otome juegan en el imaginario otaku lo mismo que el resto de los eroges de las grandes compañías: harem, pero al revés.

Manual para hacer un otome game exitoso:

(1) Agarra el eroge común de tu preferencia. (2) Intercambia los géneros de TODOS los personajes. (3) Haz de la MC una Mary Sue y de los miembros del harem hermosuras sexys de comerciales Gordi. (4) Añádele tintes yaoi. (5) ??? (6) PROFIT

Lee el resto de esta entrada

A propósito del video de Minami Minegishi: Detrás de imagen “pura” de la mujer.

Transformación de Minami Minegishi: “lo que te pasa en Japón si decides tener novio”. Fascist much?

La mayoría de los que estamos pendientes de la actualidad japonesa, seguramente ya sabemos por qué ha pasado últimamente el grupo de idols japonesas AKB48 y una de sus chicas fundadoras, Minami Minegishi. Para los que aún no conocen la historia, va muy simple: Esta chica (podría hasta llamarla niña, nacida en 1992) se le vio entrando a casa de su novio, Alan Shirahama, del grupo idol masculino Generation, y luego salir al día siguiente. Cosa que intuye que pasó la noche con él. Cuando la noticia se hizo pública, la chica fue removida del grupo principal de AKB48 y pasada al grupo de “reclutas”.

Naaah, eso no es todo. La chica luego apareció en YouTube en un vídeo pidiéndole disculpas a sus “maravillosos fans” por su “conducta descuidada” con la cabeza rapada y llorando descontroladamente. En el vídeo, que gracias a Dios ya lo quitaron del canal, Minami dice entre lágrimas cuánto lo siente, suplicando que la perdonen por sus actos. Se humilla a sí misma una y otra vez diciendo que la idea de cortarse el cabello fue suya y no tuvo nada que ver con la agencia. Pero recordemos algo un momento:

Todo esto por sólo pasar la noche en casa de su novio.

Al parecer, las cláusulas del contrato de las idols de AKB48 las obligan a no tener ninguna clase de relación amorosa. Todo esto, en orden de mantener la imagen de “chicas puras, inocentes y virginales” del grupo y, además, mantener a sus fans en una clase de fantasía en la que las chicas sólo podrán verlo a él. Que no tienen pareja y nunca tendrán, porque sólo existen para complacer a sus preciados fans. Yo no sé cómo la Ley del Trabajo japonesa permite eso, pero esa es la realidad.

Y antes de que salga algún comentario de “estaba en el contrato, ella lo sabía” tendremos que recordar entonces que, para este caso en particular y en la gran mayoría, Minami Minegishi sólo tenía 13 años de edad cuando entró al grupo como miembro original. ¿Cuántas niñas de esa edad se pararían a ver su contrato cuando les está garantizando fama y fortuna? ¿Popularidad? ¿Ser amada por muchos? No puedo sino pensar que la gran mayoría de las chicas involucradas son simplemente usadas por sus padres, sus agentes, la misma industria, y antes de que se puedan dar cuenta, han renunciado a ser humanos para volverse productos.

Sin embargo, ella sale con la cabeza rapada (sinónimo de sumo arrepentimiento y además, de castigo) diciendo que fue todo culpa suya y que lo lamenta mucho por sus fanáticos. Se humilla y se veja por el capricho de que se ‘sobrepasó’, cometió un gravísimo pecado: Tener novio. Y ¿por qué ir tan lejos por un trabajo? No me queda duda alguna que una persona que ha construido toda su vida desde que tenía 13 años en ese terreno tan estricto, con tantas restricciones, haga todo por querer salvarse. Seguramente no tiene más amigas que sus mismas compañeras idols, que seguramente la culpan y la rechazan, ¿qué amigas del colegio, qué sueño del futuro, qué queda para ella que simplemente vivía de ser idol?

Pero lo peor de todo esto es que al entrar en un grupo de estos, la persona se pierde a sí misma para ser parte de la fantasía que vende y se proyecta a los fans. No hacen música, no están actuando, no es cultura. Es mercancía y se basa en un sólo objetivo: Hacer felices a los fans. Para eso, la chica vive, crece y muere, el grupo se desarrolla, para sólo eso. El costo: sus vidas personales.

Una de las cosas que más me molesta de muchas opiniones que he leído al respecto es que ella “hizo mal, pero se sobrepasaron con el vídeo”. el problema está ahí, frente a nuestros ojos: NO. NO HIZO MAL. Alguien me puede explicar ¿qué carrizo tiene de malo, de pecado, que la chica viva? ¿Se enamore? ¿Tenga un novio como todas las chicas de 19 años del planeta? Cómo un trabajo te cuesta tu derecho personal y único de tomar decisiones sobre tu vida, es mi pregunta. Además, ¡¿cómo es posible que esto haya destruido la carrera de esta pobre niña y el chico, también idol, no se haya visto para nada afectado?! Su agencia ha dicho que ellos “eran buenos amigos”, y listo, ahí ha muerto la cuestión; pero Minami ha tenido que salir envuelta en lágrimas para tener aunque sea un poquito de perdón.

Entonces, ¿qué compramos con esta idea? ¿Qué es lo verdaderamente horrible de la cuestión? Que la chica es coartada de sus libertades, obligada a no tener ninguna clase de relación amorosa, pero vaaaaaaya que venden sus fotos provocativas y eróticas. Si no saben mucho de la cuestión, se llama “gravure” y esta nena lleva haciendo eso desde sus pequeñitos trece años de edad. Como mujeres, son un objeto sexual, son un producto a vender, pero no pueden tener relaciones porque entonces están pecando.

Y tal como lo decía el excelente artículo sobre esto de Ian Martin, esto va ligado a lo que es la cultura idol de Japón. Que, además, también se une con la cultura otaku del anime y manga, con esa idea enferma de que las chicas jóvenes no deben controlar su vida sexual. Así como lo decía en el artículo, parafraseando, en ambas culturas se agarra a estas chicas extremadamente jóvenes y se hace un fetiche de su vulnerabilidad, la inocencia extrema, lo débiles que son, la poca autoestima que se tienen junto con su nula independencia sexual y lo llaman moé. Así como yo también lo dije en una entrada anterior. esto es lo que nosotros consumimos sin darnos cuenta. El hecho de que estas chicas dependientes y débiles nos parecen bien kawaii, cuando es un adefesio.

Otra cosa muy interesante que deja el artículo anterior es que Japón está por debajo de China en la escala de igualdad sexual. Tiene el puesto 101, 79 puestos por debajo de Estados Unidos, 32 por debajo de China, ¡hasta está debajo de países africanos como Azerbaijan! Lanzaba una pregunta excepcional: ¿Qué pensarán las chicas de 13 años japonesas cuando vean que sus idols se disculpan, se rapan la cabeza, por una conducta humana tan natural? A pensarlo.

Les dejo esto hasta acá porque hay demasiado de lo que debatir. Pregúntense, fellow anime lovers, ¿qué son las chicas de Sphere para ustedes? Mujeronas de 23 años comportándose como niñitas porque así es la cultura misógina que le venden a todo Japón y a nosotros, del otro lado del charco. Esto me recuerda también al escándalo de Aya Hirano. Ah, cuánta maldad y cuánto machismo. Ahora estoy decepcionada de todo y molesta como jamás.

Muchos estereotipos y sólo una cosa en común

Pic not related.

Pic not related.

Hay muchos temas de lo que has oído hablar por ahí, lo has compartido en Facebook, lo oyes en canciones o en protestas y te preguntas: ¿Pero esta gente por qué se da tanto rollo? Sientes que vives en un mundo como el de ellos (¡o bien parecido!) y aún así no puedes relacionarte con lo que luchan. Son unos enrollaos, como decimos en Venezuela. Se hacen mucho problema.

Uno de esos temas es el feminismo. Uno crece escuchando chistes ‘feministas’ y viendo programas como la Guerra de los Sexos (aquí en Latinoamérica) o con premisas similares y aprendes a identificar el problema de esas mujeres en una cosa medio rebuscada que ya no existe. O como un simple “odio a los hombres”. Sí, bueno, queremos ser Presidentas, Alcaldesas, salir en la televisión no sólo semidesnudas… Acá es así, y en todo el occidente. Reconocemos el tema del machismo como una mujer en traje de baño con una cerveza Pilsen en la mano. Eso nos parece bien machista. Pero en otras cosas, ¿ya tenemos el voto, no? Ya el feminismo es luchar por otras cosas y listo.

Entonces volteamos a la otra cara del mundo. Obviando un poco el tema del medio-oriente, de China, de la India… ¿Cómo relacionamos el tema del machismo en Japón? Los que amamos el animé, el manga y los doramas, nos toca la cervical imaginarnos una discusión como esta. A veces he intentado tenerla con gente que no ve animé. “¿Pero no te parece machista, Leila? Justifica tu respuesta”. Ehh, yo… eh… ¿Qué les puedo decir? Háganse la pregunta ustedes.

Somos mujeres y si nos gusta, al menos tenemos que estar conscientes. El animé demuestra un parte importante de la cultura japonesa. Es machista.

Esta no es una conclusión a la que llegué ‘por las puras’. La he investigado y la refuerzo con la cantidad de animé que he visto, manga que he leído, doramas que he visto. Cosas que nosotros a veces clasificamos como simples “fallas de buena dirección” o de “originalidad” o de los guionistas, de los productores, no existe de por sí. A nadie le gusta un animé lleno de estereotipos japoneses (no son los mismos que los occidentales, que los venezolanos, o los estadounidenses, o los europeos), los consideramos basura, como cuando vemos una novela colombiana o mexicana y decimos “¡Otra vez la historia de la chica y el narco!” o “¡La millonaria y el pobre! Qué trillado”. Pero los estereotipos no salen de las raíces de la tierra.

Si los usan, es porque venden. Simple y llano. ¿Y a quiénes les vende? Veamos los animés de la temporada e identifiquemos. Qué está dirigido a los hombres, qué a la mujeres. Por supuesto, es mayoría lo que le llega a la parte masculina de la comunidad.

Lee el resto de esta entrada

Ohguro Maki: ¿Feminismo? ¿Occidentalismo nada más?

Ohguro Maki es una cantante japonesa proveniente de Sapporo, Hokaido. Puede considerarse una de las vocalistas japonesas con una de las trayectorias más prolijas, con más de 20 años en la escena, 18 álbumes de estudio y más de 30 singles. Es una de las cantantes que más ha vendido en el mercado japonés, siendo su single Anata Dake Mitsumeteru, ending de Slam Dunk, uno que logró vender más de un millón de copias.

Posiblemente todos la recuerden de esa canción, o, de la más reciente Anything Goes! de Kamen Rider OOO. Yo la conocí por la anterior en particular, y quedé muy extrañada por su música (más adelante me explayo…); por eso me decidí a la arduísima tarea de buscar más cosas suyas. No sólo es inexistente en YouTube, sino que en el resto de la cibernética. Esto cambió para cuando salió el OP de Kamen Rider, pero antes de eso, mi caso, era sumamente complicado encontrarla.

Y ¿por qué?, me pregunté. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: