Archivo de la categoría: D.gray-man

Del shonen pesado al seinen fabuloso: D.gray-man

Autor: ProdigyBombay@dA

Nombre: D.gray-man aka DGM
Género: Shonen/Acción/Aventura
Compañía: TMS Entertainment
Formato: 103 episodios
Director: Osamu Nabeshima
Creador Original: Katsura Hoshino
Sinopsis: La historia se centra en el joven Allen Walker, un exorcista, durante un imaginario siglo XIX en Europa. Allen se convierte en miembro de la Orden Negra, una organización religiosa integrada por exorcistas de todo el mundo, la cual está vinculada al Vaticano. La misión de dicha organización es detener al Conde del Milenio, una malvada entidad demoníaca que pretende limpiar el mundo destruyendo a la humanidad, haciendo uso de sus armas llamadas Akuma. Los exorcistas son personas compatibles con la Inocencia, una sustancia divina creada en el pasado. Se dice que hay 109 trozos de Inocencia esparcidos por todo el mundo, una vez que la Inocencia encuentra a su persona compatible, evoluciona en un arma anti-Akuma. Esto se convierte en una carrera entre la Orden Negra y el Conde del milenio y sus aliados por conseguir la Inocencia.

Resalto:

Personajes: Lo mejor que te tiene para dar la serie.
Música: Un trabajo excelentísimo.
Relleno: El relleno más trabajado y excelente que he visto en un shonen.
Final: Me deprimió un poco.
Manga: CORRE Y LEELO.

Los tres alienígenas que deben pasarse de a pocas por este blog, saben que Linda29693 no suele interesarse ni en lo más mínimo por los shonen. Pero, ah, debo decirlo: D.gray-man es distinto. Totalmente distinto.

Lo vi la primera vez porque nuestra linda Le petit Amy me rogó de rodillas que me lo viera. En ese momento torcí la boca y dije: Bueno, sí, me lo voy a ver. Lo primero que me sucedió cuando vi esta serie fue que me quedé en el arco de Miranda (capítulo 10) y no lo continué viendo por razones desconocidas. Me gustaba: es más, me encantó cuando lo vi. Así que un día vagando en el recuerdo decidí retomarlo.

Si tengo que resaltar algo de esta serie al principio sería un insulto si no lo digo: Allen Walker. Es el único protagonista shonen que no odié nunca, en ningún momento, bajo ninguna circunstancia. Es real: puedes sentir todo lo por lo que lucha Allen sin perder de vista nada. Le sigue, por supuesto, Lenalee, Lavi y Kanda. Todos los personajes son analizados psicológicamente con tal destreza que te quedas loco.

Por eso el título: Si alguien me pregunta lo digo sin vacilar: Esto raya majestuosamente el seinen. Los personajes, sus sueños, sus ideales: todo es tan real y es trabajado con tanta maestría que parece un seinen.

La animación y la música son otras dos cosas que me encanaría remarcar. Por supuesto, al ser un anime de 103 capítulo, la calidad de la animación no será como si estuviéramos hablando de Occult Gakuin. Hace una mezcla de la oscuridad que caracteriza al manga con un coloreado muy acorde a la situaciones. No te aburrirás de nada: los ataques, los Noah, los exorcistas: todo tiene un diseño específico y maravilloso, que no copia ni cae de ninguna manera en el cliché.

La música es otro tema. Antes de verme el animé, canciones como Snow Kiss, Wish, INNOCENT SORROW, Doubt & Trust, Breakdown, Antoinette Blue y Regret, estuvieron en mi biblioteca musical antes de verme el anime. Todos los openings son tan memorables como los episodios que los abarcan, y esa misma fórmula va para todos los endings, sobretodo los que les nombré antes.

Muchas personas lo han dicho y yo no puedo sino asentir: el BGM o soundtrack es particularmente muy endeble. No es muy brillante y durante los capítulos finales ya es hasta repetitvo. Lo único que salva al soundtrack es la maravillosa tonada de piano que mueve el Arca de Noé. Podría escucharla sin parar.

El relleno que antes mencioné es otra cosa distinta. Cuando tu ves Naruto, Bleach o One Piece, rápidamente sabes: ajá, relleno del capítulo X al X. Aquí no. Tal vez la gente que se vio el animé me diga “¿¡En serio hay relleno!?”. Y es inaudito, pero el relleno ni se siente, y lo mejor de todo es que es un relleno específicamente hecho para trabajar a los personajes desde lo más profundo.

Las y los seiyuus son otra cosa distinta. De verdad no dudo que (quitando a la voz de Leouch) haya en un animé mejores voces que las de Allen, Lenalee y Kanda (¡Y el seiyuu de Lavi que también es el de Kouichi de Digimon 4 xD). Los seiyuus hicieron un trabajo magnífico en este aspecto, aunque hubo voces que realmente fueron súper chocantes (Chomesuke, por ejemplo) este aspecto se cubrió genial.

El final fue lo único realmente malo de las series. Una segunda temporada es algo totalmente obligatorio, pero supongo que se debe esperar a que el manga avance un poco más.

Hablando de manga: Este es lo del animé que te llevará corriendo al manga. Aun así, no te recomiendo perderte la joya de la animación que es D.gray-man, y, aun que te hayas leído el manga, también le eches un buen vistazo a este.

Overall —–> 10/10 ¡Una obra maestra!

Les dejo como aperitivo la canción bonita del arca:

A %d blogueros les gusta esto: